Ayer, miércoles 30 de junio, el dirigente del Juntos por el Cambio quilmeño, Guillermo Galetto, concejal y mano derecha de Martiniano Molina, tuvo la alegría más grande que todo ser humano puede tener en su vida: Fue padre.

Con absoluto perfil bajo, fiel a su estilo político-personal, venía manejando esta situación de la que muy pocos amigos de confianza seguían paso a paso.

Y finalmente llegó el día en que nació Sofia, fruto de la relación con su esposa Carla. La niña pesó 4.500 Kg.