A través de una campaña de 13 jornadas de trabajo y junto a especialistas del Instituto Nacional del Agua (INA) de Buenos Aires y Córdoba, se llevó adelante el monitoreo de 62 puntos de la red de agua superficial de la Cuenca. Además, se realizó un registro de los caudales en 28 puntos de arroyos y ríos, hicimos un reconocimiento de condiciones y contexto en cada sitio y el relevamiento para el cálculo del índice USHI, que nos da una medida de la calidad del hábitat de los arroyos urbanos, integrando diversas variables que hacen al estado ecológico del cauce, márgenes y riberas en los diferentes cursos de agua que componen la Cuenca Matanza Riachuelo.

Esta campaña consta del relevamiento de los sitios con análisis cualitativo y registro fotográfico, relevamiento del estado de nuestras estaciones hidrométricas y los niveles de arroyos y ríos, muestreo de agua superficial y registro de caudales de los arroyos y ríos. Las muestras obtenidas se envían al laboratorio del INA y sus resultados nos permiten generar distintos niveles de información, índices y herramientas para la gestión de la Cuenca. Todos los resultados se publican en la base de datos pública (BDH) de ACUMAR.

Para monitorear la calidad del agua superficial, el organismo estableció y mantiene una red de estaciones y puntos de monitoreo que permiten captar una imagen integral del estado de situación de toda la Cuenca. Esta red considera puntos sobre el curso principal del río Matanza Riachuelo, sus afluentes, distintos arroyos a lo largo de la extensión aguas arriba y hasta sus nacientes, involucrando a las 14 subcuencas que conforman la Cuenca Hídrica del Matanza Riachuelo.

El análisis cuantitativo que se realiza incluye, además de las variables y analitos usuales (fisicoquímicos, metales pesados, biológicos y microbiológicos), un conjunto de 14 compuestos orgánicos, entre ellos: 2,4 D, Aldrín, Clordano, DDT, Dieldrín, Endosulfán, Lindano, Metoxicloro, Paration y Malation.

En cuanto al aforo, la Autoridad de Cuenca posee una red de estaciones hidrométricas, a través de la cual, por ejemplo, se recopila información sobre el comportamiento hidrodinámico de los arroyos, se observan y miden caudales y contribuye a generar conocimiento sobre la calidad de los cuerpos de agua.

En esta oportunidad realizamos adicionalmente, un relevamiento del ambiente fluvial a nivel ecológico, obteniendo los datos para el cálculo del USHI (Urban Stream Habitat Index – Índice de Calidad de Hábitat de Arroyos Urbanos). Se trata de una herramienta práctica que puntúa el estado de cada área evaluada entre 0 y 10, y es de reciente inclusión en el organismo.

Todos estos análisis son efectuados por el organismo de manera sistemática y a partir de una planificación anual de tareas. Sus resultados son publicados en nuestra web en informes técnicos, de acuerdo con lo solicitado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en la manda III del fallo del 8 de julio de 2008.