Durante los siguientes 6 meses voy a estar trabajando en el Instituto Europeo de Bioinformática de Cambridge, en el marco del Programa de Becas Marie Skłodowska-Curie.

Le agradezco a Gustavo Parisi y Silvina Fornasari por ponerme al tanto de la posibilidad de aplicar a este Programa y ayudarme para poder hacerlo, así como a todas las (muchas) personas que de una u otra manera me dieron una mano todo este tiempo para llegar.

Pero especialmente le quiero agradecer al CONICET Dialoga, la UNQ, y a la Universidad Pública, gratuita, de calidad y cogobernada de Argentina, por darme las herramientas sin las cuales me hubiese sido imposible llegar acá.

Tengo un compromiso de corazón con el pueblo que le permitió estar hoy laburando acá a este hijo de docentes nacido en el Conurbano Bonaerense.

Espero que lo que surja de esta investigación esté al servicio de la gente, y del suelo que le dio un motivo común a nuestra humanidad compartida de cada día. Gracias a todes, de corazón!

De Agustín Ormazabal