Días pasados, representantes de las entidades barriales que rodean al Parque Industrial de Quilmes, enviaron una carta documento a las autoridades del Polo exigiéndoles el cumplimiento de la construcción del Polideportivo, el cual es un histórico compromiso asumido por la Unión Industrial de Quilmes, al momento de crearse el Polo.

La falta de manejo y la demora en este tema por parte de la Comisión Directiva del PIQ y de la administradora durante tantos años, ocasionó que inicien formalmente este reclamo, “que en caso de continuar sin respuesta seguramente será otro escándalo para los industriales, y una esperanza cercenada a todos los vecinos”, dijeron desde las entidades.

“Por ello, es necesario que algún día comiencen a solucionar los problemas reales del  parque y dejen de dedicarse solo a ‘solucionar’ sus temas personales, viendo como realizan pagos para favorecer a los sobrinos del Padrino”, dijo Ricardo pavón, uno de los referentes barriales.

Expensas con arrepentimiento

Asimismo, numerosos industriales contaron esta semana haber visto “con satisfacción” que en las últimas expensas que le llegaron no se encontraron los pagos al abogado Gustavo Frasquet, letrado que le sigue las causas penales al titular del Parque, Ignacio Carpintero.

“¿Será por las denuncias que se vienen realizando por los vecinos?  Si es así, será que hay que agradecerle a Carpintero, ya que empieza a pagarle de su bolsillo a su propio abogado…”, ironizaron.