El pasado sábado por la tarde, una mujer se acercó a la Comisaría de la Mujer y la Familia de Quilmes, para atestiguar sobre un abuso del cual fue víctima hace 15 años atrás.
Luego de 15 años de ocurrido el abuso, la mujer se acercó al lugar y relató los hechos ocurridos en el 2007. Contó que cuando ella se encontraba en una reunión familiar en la casa de su tía en San Francisco Solano, un familiar cercano, en ese entonces de 30 años, que estaba en el lugar, fue quien abusó de ella.
La escena comenzó cuando él la invitó a pasar a su habitación para mostrarle su nueva computadora. Allí, según cuenta la joven en su declaración, su allegado la embriagó, colocándole bebida alcohólica en la comida, para dejarla con la menor capacidad de reacción posible.
Alcoholizada, la chica, que en ese momento tenía tan solo 15 años, fue víctima del abuso.
Al rato, cuando volvieron a estar junto al resto de la familia, el abusador se le acercó y le dijo al oído: "Eso te pasó por tomar mucho". La familia de la joven decidió mantener el secreto para evitar conflictos.
Con el correr de los años, la relación con este familiar fue quedando olvidada, y al día de hoy no tiene trato alguno con él.
Luego de 15 años, la joven se decidió a contar su historia ante la Justicia, que determinará cómo seguirá el caso y cuál será el trato con el autor del delito.