Melisa Klassen, finalista del concurso de diseño “Juguemos Juntos” de la Fundación FUNDALC, presentó su proyecto ganador al intendente Martiniano Molina.
La diseñadora quilmeña habló de las propiedades de Irohiro, un juguete pensado para niños diagnosticados con autismo y TDAH: “El proyecto nace de una idea muy sencilla, es un juego que permite girar el cuerpo entero, de uso universal e inclusivo, para todos los ni-ños y cuidado para nenes con discapacidad. Martiniano Molina está muy alineado con el tema sustentable, el aprendizaje de la escuela Waldorf. Es importante impulsar el pensamiento inclusivo y difundir estos concursos porque son espacios que tienen que crecer”.
El jefe comunal se interiorizó sobre las propiedades de los juegos inclusivos y la estimulación del sistema sensorial vestibular para el movimiento, el equilibrio y los desplazamientos.