Días atrás miembros del Centro de Veteranos de la Guerra de Malvinas de Quilmes visitó el nivel secundario del Instituto Monseñor Emilio Di Pasquo, de la Diócesis de Quilmes, para conversar con los estudiantes sobre su experiencia en el frente de batalla, a 40 años del conflicto bélico, pero principalmente para compartir un claro mensaje de esperanza y de paz.

A partir de un trabajo de investigación de los alumnos y las alumnas de 3° año de la escuela, que culminó con la producción de un corto audiovisual y la elaboración de una serie de ilustraciones (que se enmarcaron y se entregaron como obsequio para el Centro de Veteranos), bajo la tutoría de la profesora Sandra Moreyra, surgió la idea de compartir una tarde con los excombatientes.

Así fue que llegaron a la escuela los veteranos, Raúl Ruiz Moreno, José Valdez, Jorge Dinoia José Luis Miranda y Gustavo Rivadeneira, los últimos dos, ex alumnos del nivel primario, y compartieron sus historias, sus vivencias en los días de guerra, pero también respondieron a las preguntas que les hicieron los y las jóvenes.

Sus mensajes fueron de profunda esperanza y de superación. Incitaron a cuidar la vida y la libertad, y manifestaron su rotunda posición de nunca más a la guerra. Asimismo, aseguraron que la recuperación de la soberanía de las Islas Malvinas debe ser por la vía diplomática. Para eso, invitaron a la juventud presente a comprometerse con su futuro, siempre buscando el bien y defendiendo la libertad.

Desde la institución educativa, acompañaron la tarde la directora del jardín y primario, Silvia Alduncín, la secretaria de secundario, Aldana Palmieri, la profesora y pastoralista de la Institución, Mercedes Torres, la ex directora del primario (y maestra de los dos veteranos exalumnos), María del Carmen Rodriguez, el representante Legal Nicolás Mirabet y el plantel de profesores del secundario.

Antes de finalizar, el P. Cristian Bustos, capellán de la escuela, bendijo una bandera que se le regaló al Centro de Veteranos, e impartió la bendición a cada uno de los excombatientes. Luego, los estudiantes los agasajaron con tortas fritas y mate cocido. Se trató de una experiencia singular para los jóvenes que, de primera mano, conocieron una parte de la historia de nuestro país y se llevaron un mensaje de compromiso con la verdad, con la justicia y con la paz.

La Virgen de Luján del campo de batalla

Entre las experiencias relatadas, los veteranos contaron cómo se gestó la recuperación de la imagen de la Virgen de Luján que los acompañó durante la guerra y que los ingleses se habían llevado a su país terminado el conflicto. Durante un viaje a Inglaterra de un grupo de veteranos de Quilmes, visitaron la Catedral Castrense de Londres. Allí se sorprendieron al ver una imagen de la Patrona de la Argentina. Se tomaron algunas fotos, y al empezar a difundir las imágenes por las redes, varios de sus compañeros comenzaron a sospechar que esa era la Virgen de Luján que los había acompañado en 1982 durante la guerra de Malvinas.

Así fue que le acercaron la inquietud al obispo de Quilmes, Monseñor Carlos José Tissera, quien activó los mecanismos diplomáticos para su recuperación. Fue el propio Papa Francisco el que gestionó que la imagen regresara a la Argentina en noviembre de 2019. En señal de gratitud, el obispo castrense argentino, Mons. Santiago Olivera, le donó a su par británico otra imagen de la Virgen de Luján.