Fiel a su estilo, y sin aviso a la prensa, la gobernadora María Eugenia Vidal aterrizó en Quilmes para visitar el Centro de ex combatientes. Antes llamó al intendente Martiniano Molina para que la acompañe en su visita. Junto a Molina se reunieron con veteranos de guerra y compartieron mate con bizcochitos. En el encuentro, la mandataria provincial se interiorizó de las necesidades de los ex combatientes y se puso a disposición de ellos. Vidal hasta tuvo su momento de privacidad con Martiniano para hablar de política, manifestándole una vez más su pleno apoyo político.