Todo ocurrió el pasado jueves 3 de marzo en un acto de las mujeres de Evolución, sector interno radical al que pertenece la Concejal de Quilmes (MC) Daniela Conversano, y que se realizó en el distrito de Ezeiza. Allí, la propia Conversano, con lágrimas en sus ojos, hizo una valiente exposición. Tan angustiante, que el silencio del encuentro era infernal. Lugar en el que solicitó la solidaridad de las mujeres de su espacio. Texto completo del angustiante relato:

“Estoy con una perimetral y con botón antipánico, igual tengo miedo. Pero también sé que seguir callando por vergüenza me sigue victimizando. La Justicia también me sigue victimizando. Entonces me pareció importante, que todas conozcan, mi situación porque sé que es la de muchas. Y aunque me de vergüenza y me cueste, porque nunca expongo mi vida privada, me pareció importante para poderlo visibilizar y para que no compren más el discurso de que soy ‘esa loca’ y que dejen así de apañar a abusadores y violentos.

Desde que denuncié, mi vida se convirtió en un infierno. No puedo continuar con mi vida normal y se hace muy difícil, cada día que pasa me entero de más y más abusos, y más situaciones difíciles que vivieron mis hijos y viví yo, sin darme cuenta muchas veces.

Y hoy estoy acá para pedirles ayuda y acompañamiento porque necesito cambiar, por lo menos, el futuro de mis hijos. Y solamente quería compartirlo con ustedes porque si sigo callando, sigo siendo cómplice. Gracias.”