Más allá de los serios problemas legales que vienen teniendo las autoridades de la Unión Industrial de Quilmes (UIQ) y las del Parque Industrial de Quilmes (PIQ) de Bernal Oeste, hay además situaciones cotidianas de una gravedad creciente.

Debido a la nula seguridad en el entorno del predio industrial y en el interior del mismo, sin vigilancia más que las que pocas guardias hay en los accesos de entrada, en Camino General Belgrano y Donato Alvarez, el arrojo de elementos tóxicos, contaminantes e ilegales es casi cotidiano.

Esta semana la denuncia fue hecha otra vez por numerosas entidades de la zona quienes realizaron un video donde se ve el arrojo de estas sustancias. “Es arena de fundición, que es altamente contaminante”, dijo Ricardo Pavón, un referente de la zona que viene trabajando desde hace tiempo para mejorar el lugar.

Mientras tanto, el avellanedense Ignacio Carpintero, mandamás del Polo Industrial, como las autoridades de la UIQ, todos cuestionados y multidenunciados judicialmente por innumerables cuestiones referentes al desmanejo del lugar siguen haciendo silencio. Lo mejor que saben hacer…