Hace días comenzó a circular por guasap un video íntimo en la que se deja muy mal parada a una empleada municipal, ya que se trató de un hecho privado que fue llevado públicamente hasta el escarnio. Podría haber una denuncia al respecto, y ya extraoficialmente se conoce al autor del cobarde escrache que -incluso- subió el mismo a una web porno. Insisten en que podría estar armándose una causa penal de proporciones con serias implicancias para el delator. Ampliaremos…