No fue muy bien recibida la diputada nacional, la lilita Mónica Frade, en la comitiva que acompañaba al precandidato a diputado bonaerense y ex intendente de Quilmes, Martiniano Molina, y al jefe de Gobierno Porteño, Horacio Rodríguez Larreta. A Frade se la vio sola, aislada, y lejos de la caminata, ni siquiera Coquito (Walter Fernández) su precandidato a concejal participó del acto del PRO. Tal fue así, que en un momento, y no habiendo caminado más de doscientos metros con los dirigentes candidatos, y aprovechando que nadie le prestaba atención, la lilita rompió su marcha y decidió alejarse de la movida.